Las impactantes obras al aire libre del escultor americano Ron Rocco reflejan la relación constante y siempre cambiante del ser humano con la naturaleza. Sus objetos majestuosos, específicamente concebidos para el lugar, son metáforas de sentido profundo y múltiples interpretaciones, que evocan la manipulación ilimitada del medioambiente, la necesidad de hábitat del ser humano, y el anhelo de una unión coherente con la naturaleza. Sus esculturas inducen al observador a una exploración física que desata respuestas espirituales e intelectuales a cuestiones universales. Rocco ha desarrollado un lenguaje escultórico abierto, que articula nuestra separación artificial de la naturaleza y la unidad fundamental con ella. Se trata de un diálogo que conciencia y enriquece a los observadores y los espacios compartidos.

Con ocasión de la ‘Celebration Ithaca’, Festival de Arte de Ithaca (Nueva York), Ron Rocco trabajó estrechamente con arquitectos, ingenieros, y urbanistas en la creación de Altar, una escultura matriz con unas dimensiones de 30 x l5 x 8 pies (9x 4,5 x 2,5 metros), construida a partir de tubos de PVC, cables de acero inoxidable y piezas de aluminio, que fue suspendida a cinco pisos sobre el paseo peatonal.

Rocco formó parte de un equipo de artistas y arquitectos que trabajó para el Centro de Estudios Visuales Avanzados del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) en el plan de desarrollo del recinto de un complejo federal de edificios en Bonn, Alemania (extensión: 1.0118 hectáreas). Su propuesta incluía el diseño de un pabellón, elementos de iluminación y fuentes que permitían el tráfico fluido de miles de trabajadores.

En 1989, el artista recibió el encargo de la ArtGarden Foundation, Ámsterdam, de crear una obra de gran porte, que expresara la singular relación de los Países Bajos con el mar. En el proyecto Waterline, tres esculturas de acero, vidrio, madera, fibras de vidrio, vegetación viva y luz eléctrica se yuxtaponen a la tierra, el mar, y el cielo en una interacción viva y cambiante de horizontes y luces.

Autor de subsiguientes proyectos para el Festival de Ithaca y el Festival de Arte de Atlanta, Rocco ha creado obras en ciudades como Tempe, Arizona; Filadelfia, Pensilvania; Banff, Alberta, Canadá; y Berlín, Alemania. Algunas de sus esculturas han sido adquiridas por instituciones de la talla del Washington State Arts Council, en el marco del ‘Art in Public Places Program’ (programa de arte en espacios públicos), o la Berlinische Galerie en Berlín, Alemania además de exhibirse en colecciones privadas de Estados Unidos, Europa y Japón.

Entre los patrocinadores de sus proyectos, se encuentran las siguientes fundaciones: The National Endowment for the Arts, Art Matters, The New York Foundation for the Arts, New York State Council on the Arts, The Creative and Performing Arts Council of Cornell University y la Netherland-America Foundation.

ver esta página en Inglés   ver en Inglés